Vídeo-Blog

Cáncer de Mama y Senología

¿Cuál es el mejor anticonceptivo? (Primera parte)

por | 2 May 2024 | Ginecología general | 0 Comentarios

Hoy me gustaría hablaros de las opciones disponibles para evitar embarazos no planificados: los métodos anticonceptivos. El objetivo de cualquier método anticonceptivo es evitar o disminuir las posibilidades de embarazo al mantener relaciones sexuales vaginales y, en caso de que desees tener hijos, poder decidir, mediante su uso, el momento en el que quieres quedarte embarazada.

Este es un tema de salud relevante para la mujer, dado que hay casos en los que, por distintos motivos, ciertas mujeres deben evitar el embarazo. Asimismo, los métodos anticonceptivos disminuyen el número de embarazos no deseados, con sus correspondientes consecuencias y, si entre estos anticonceptivos, además, se utiliza uno que implique método de barrera, ayudaremos a la disminución de las infecciones de transmisión sexual (ITS).

Es importante, primero de todo, clarificar algunas de las creencias populares erróneas en relación con el riesgo de embarazo:

  • No te puedes quedar embarazada la primera vez que mantienes relaciones sexuales: ¡es falso!
  • No te puedes quedar embarazada si mantienes relaciones sexuales con la regla: ¡es falso!
  • No te puedes quedar embarazada cuando se practican relaciones sexuales en ciertas posturas: ¡es falso!
  • No te puedes quedar embarazada durante la lactancia: ¡es falso!
  • Los lavados vaginales tras las relaciones evitan el embarazo: ¡es falso!
  • Los ejercicios bruscos después de tener relaciones evitan el embarazo: ¡es falso!
  • Tomar o introducir en la vagina ciertas hierbas o sustancias evitan el embarazo: ¡es falso!

Así que, ante todos, no creas todo lo que escuches y, en materia de anticoncepción, pide consejo a tu ginecólogo o a tu médico.

En cuanto a los diferentes métodos anticonceptivos, te adelanto que no existe el método perfecto; todos ellos tienen sus ventajas e inconvenientes y, el mejor para tu caso concreto, será el que más se adapte a tus circunstancias personales y de pareja. Lo más importante es que estés informada acerca de las distintas opciones existentes, para que así puedas decidir cuál es la que más te conviene. En el proceso de elección de método anticonceptivo, es importante conocer todos tus datos de salud y necesidades según tu estilo de vida, así como realizar una revisión ginecológica, para poder asesorarte sobre las opciones que serían aptas para ti.

Algunas de las consideraciones que hay que tener en cuenta a la hora de elegir método anticonceptivo son:

  • Simplicidad de uso: los métodos más complicados de usar suelen abandonarse.
  • Coste: el menor posible y asequible para ti.
  • Reversibilidad: es decir, que una vez que dejes de utilizarlo, se recupere inmediatamente la capacidad de quedarte embarazada.
  • Efectos secundarios: los anticonceptivos son muy seguros, pero dependiendo de tus datos de salud, es posible que alguno de ellos quede descartado como opción para ti.
  • Protección frente a ITS, en caso de necesitarla.
  • Factores personales: religiosos, culturales, sociales.
  • Aceptabilidad por ambas partes de la pareja.

Con estas premisas, tu médico te explicará las distintas posibilidades, con sus ventajas e inconvenientes, de forma que podáis decidir de forma conjunta qué método utilizarás. No te quedes con dudas: pregunta todo lo que necesites hasta estar segura. En todo caso, si en un tiempo decides cambiar, tampoco hay problema. Es importante que estés contenta con el método que elijas, porque la discontinuación a menudo resulta en un embarazo no deseado.

Lo que siempre debes saber es que ningún método anticonceptivo es eficaz al 100%: su eficacia depende de la capacidad del mismo para evitar una gestación: Existe un parámetro técnico que informa de la eficacia teórica, el denominado Índice de Pearl; pero más importante es tener en cuenta la eficacia real, en la que influyes tú misma, y el posible uso incorrecto que pudieras darle al anticonceptivo. De ahí que sea muy importante que no te quedes con dudas tras la consulta con tu ginecólogo.

A continuación, listamos los principales tipos de anticonceptivos, que veremos a continuación y a lo largo de las siguientes entregas:

  1. Anticonceptivos hormonales combinados
  2. Anticonceptivos hormonales de sólo gestágenos
  3. Métodos de larga duración: dispositivo intrauterino e implante
  4. Métodos de barrera
  5. Métodos naturales
  6. Anticoncepción definitiva o esterilización
  7. Anticoncepción de emergencia

Anticonceptivos hormonales combinados

Compuestos por dos tipos de hormonas: estrógenos y gestágenos, similares a las producidas por el ovario. Son muy eficaces, si bien no protegen frente a las ITS, y pueden ser utilizados durante largos periodos de tiempo. Su modo de acción es la inhibición de la ovulación (la maduración del óvulo en cada ciclo menstrual) y espesamiento del moco del cuello uterino. Además del efecto anticonceptivo, también tienen otros efectos “beneficiosos”:

  • Disminuyen la cantidad de sangrado menstrual
  • Disminuyen el dolor menstrual
  • Protegen frente al cáncer de endometrio, ovario y colon. No se ha demostrado que aumenten significativamente el riesgo de cáncer de mama.
  • Pueden mejorar el aspecto de la piel y el cabello

Del mismo modo, este tipo de anticonceptivos pueden presentar algunos efectos secundarios:

  • Aumento del riesgo cardiovascular, sobre todo en mujeres fumadoras, obesas, hipertensas o con problemas hereditarios de la coagulación. Este riesgo es muy bajo en mujeres sanas, si bien, este tipo de anticonceptivos está contraindicado en mujeres mayores de 35 años con alguno de estos factores de riesgo.
  • También están contraindicados en mujeres con antecedente de cáncer de mama, problemas en el hígado o cuando se encuentran dando lactancia materna.
  • Hay otros efectos secundarios que podrían llegar a aparecer, siendo los culpables, muchas veces, del abandono de estos anticonceptivos, tales como: dolor de cabeza, sensación de pesadez de piernas, malestar del estómago (náuseas y vómitos), disminución del deseo sexual, aumento leve de peso por retención hídrica al comienzo de la toma, tensión mamaria,… Si bien, con los anticonceptivos de dosis bajas, estos efectos se han minimizado mucho.

Por último comentarte que existen tres vías de administración para este tipo de anticonceptivos. El funcionamiento es similar en los tres, puedes elegir el que más se adapte a ti y tengas menos probabilidad de olvidar.

  • Vía oral: la píldora. Es necesario tomarla a diario, con distintas opciones de pauta.
  • Vía vaginal: el anillo vaginal, que se introduce en la vagina y libera de forma continuada el tratamiento durante 3 semanas.
  • Vía transdérmica: el parche, son pegatinas que se ponen en la piel y liberan el tratamiento de manera continua durante una semana, se recambian de forma semanal.

Un abrazo y gracias por tu tiempo.

Comparte esta Publicación

Categorías

Archivos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Marcando la siguiente casilla, acepto que se empleen mis datos para moderar/responder los comentarios, contactarme y enviarme información acerca de los servicios ofrecidos por www.gloriacosta.com. Además quedo informado de que este sitio está protegido por reCAPTCHA. Para más información, puedes consultar el enlace de aceptación de la "Política de Privacidad".


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Categorías

Archivos

Te puede interesar

¿Sabes cuidar de tu vagina?

¿Sabes cuidar de tu vagina?

Una de las situaciones que he observado en la consulta reiteradamente es que, en general, las mujeres prestamos muy poca atención a la salud de nuestra vagina. Sólo nos “ocupamos” de ella si nos está dando algún síntoma. Hoy, por ello, os hablaré de los cuidados que...

Enfermedades de transmisión sexual

Enfermedades de transmisión sexual

Seguro que te suenan la sífilis, la gonorrea, la tricomoniasis, el VIH, o la clamidia; pero, ¿qué tienen en común todas ellas? Pues que son infecciones de transmisión sexual (ITS): un grupo de patologías de tipo infeccioso que pueden estar causadas por distintos...

¿En qué puedo ayudarte?

Consentimiento al tratamiento de datos