Vídeo-Blog

Cáncer de Mama y Senología

¿Cuándo y para qué debo ir al ginecólogo?

por | 19 Sep 2023 | Ginecología general | 0 Comentarios

Siempre he pensado que el ginecólogo es el médico de la mujer. Tengo la suerte de ejercer esta profesión maravillosa desde hace años, en la que acompaño a mis pacientes a lo largo de su vida, desde la pubertad y la juventud, pasando por la edad adulta, y hasta la madurez. Por tanto, podemos llegar a tener una relación médico-paciente larga y mantenida en el tiempo, estando presente en muchos de los momentos importantes de tu vida. En este contexto, siempre me ha sido fácil establecer un vínculo cercano con mis pacientes y, si bien un ginecólogo no podrá resolver todos los problemas de salud de la mujer, sí que tendrá una continuidad en la atención y podrá ayudar en todos los aspectos de la salud femenina que pudieran verse mermados por causa de cualquier enfermedad.

No sé si, en tu caso, eres de las que suele realizar puntualmente su revisión ginecológica o, por el contrario, eres de las que “pasas”, por el motivo que sea. Te diré entonces, que la revisión ginecológica es más que un mero trámite; además de las pruebas puramente médicas, que ahora te explicaré, se trata de crear en la consulta un clima de confianza, en el que puedas hablar con toda tranquilidad de cualquier cosa que te preocupe sobre tu bienestar íntimo, dolor, problemas hormonales, problemas sexuales…, teniendo siempre la seguridad de que el profesional que tienes enfrente, se preocupa por ayudarte y solucionar tu problema.

Una cosa muy importante que me gustaría transmitirte en estas líneas, es que no debes tener miedo a venir al ginecólogo. Los profesionales sabemos que, salvo que estés embarazada y vengas a ver a tu bebé, la mayor parte de las veces, la visita al ginecólogo no es – digamos – lo que más te apetece hacer en ese día. Por ello, siempre intentaremos hacerte sentir cómoda y, si hay algo que te preocupe especialmente o te incomode, no dudes en comentárnoslo antes de comenzar la consulta, con toda la tranquilidad del mundo ¡Hablando todo fluye! Y, ni que decir tiene, que no nos molesta tu depilación o no depilación, que vengas directa del trabajo, ni cualquier circunstancia similar. Somos, de algún modo, parte de tu día a día.

¿En qué consiste la revisión ginecológica?

Lo que clásicamente llamamos “revisión ginecológica”, no es más que un chequeo anual enfocado en el diagnóstico precoz de los problemas ginecológicos graves, como puede ser el cáncer del aparato genital o mamario. Y ya, de paso, si tuvieras algún síntoma o problema ginecológico que te esté preocupando y por el que no hayas consultado antes, por su puesto, aprovecharemos para comentarlo y valorarlo.

Durante la revisión, actualizaremos tu historia clínica con los problemas de salud nuevos que hayas podido tener desde tu visita previa y haremos seguimiento de los anteriores, si fuera el caso.  Después, realizaremos una exploración, tanto ginecológica como de tus mamas, y una ecografía ginecológica para valorar el aparato genital interno. En función de tu edad, te recomendaremos realizar pruebas para el cribado o detección del cáncer de cérvix uterino -la citología-, o para diagnóstico precoz del cáncer de mama -la mamografía-. Si en tu caso particular, consideramos que hay que realizar algún estudio adicional, así te lo recomendaremos.

Habitualmente aconsejamos realizar un chequeo ginecológico una vez al año,  mientras tú estés asintomática y no requieras control en un intervalo de menor tiempo por cualquier motivo.

¿Cuándo debo ir al ginecólogo?

Además del control ginecológico anual que te recomendamos como prevención, hay otros momentos en los que puede ser recomendable acudir a consulta o adelantar tu control habitual:

  • Problemas con la menstruación: reglas muy abundantes, muy duraderas, ciclos alterados, sangrados fuera de la regla, sangrados con las relaciones…
  • Embarazo:
    • Planificación: te ayudamos a comprobar que tu estado de salud sea el óptimo antes de iniciar la búsqueda de embarazo.
    • Seguimiento: desde tu test positivo hasta el parto, te acompañaremos en esos meses tan importantes de tu vida.
    • Problemas para conseguir quedarte embarazada: si llevas un tiempo intentando quedarte embarazada, podemos valorar si hay algún problema ginecológico que esté influyendo. También, en el caso de que consigas quedarte embarazada pero hayan ocurrido varios abortos, podemos realizar un estudio específico de tu caso, por su hubiese algún problema.
  • Anticoncepción: en el caso en el que necesites valorar qué tipo de método anticonceptivo se adapta mejor a tus circunstancias personales.
  • Problemas mamarios: bultos, dolor, secreción por el pezón… En estos casos, el ginecólogo será el médico de referencia también para los varones que presenten este tipo de síntomas.
  • Pérdidas de orina, sensación de bulto en los genitales, y otros problemas del suelo pélvico.
  • Dolores abdominales con la menstruación, con las relaciones… podemos valorar si hay algún problema ginecológico que lo justifique.
  • Cambios en el flujo, escozor, picor… y otros síntomas de la vagina y la vulva, para descartar la presencia de alguna infección.
  • Síntomas comunes en la menopausia: sofocos, sequedad vaginal, molestias con las relaciones, cambios de humor, disminución de la libido… hay muchos tratamientos que podemos ofrecerte también para esta fase.

Y, por supuesto, cualquier otro motivo o síntoma que te haga pensar que “algo no está bien”, porque nadie conoce tu cuerpo mejor que tú.

Muchas veces las madres os preguntáis cuándo es el momento de traer a vuestras hijas al ginecólogo. Os diré que mi respuesta para esto es: cuando ella quiera venir.  Recomendable eso sí,  si quiere hablar acerca de posibles métodos anticonceptivos de cara al inicio de las relaciones y, por supuesto, si hay algún problema o preocupación que quiera consultar. ¡Nunca las obliguéis!.

Espero, con estas líneas, haber conseguido convencerte de cuánto y en qué puedo acompañarte como ginecólogo. Ya sabes… en cualquier momento de la vida que nos necesites ¡aquí estaremos!

Nos vemos en el siguiente artículo, dentro de un mes, en el que hablaremos sobre los diferentes problemas mamarios.

Un abrazo y gracias por tu tiempo.

Comparte esta Publicación

Categorías

Archivos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Marcando la siguiente casilla, acepto que se empleen mis datos para moderar/responder los comentarios, contactarme y enviarme información acerca de los servicios ofrecidos por www.gloriacosta.com. Además quedo informado de que este sitio está protegido por reCAPTCHA. Para más información, puedes consultar el enlace de aceptación de la "Política de Privacidad".


El periodo de verificación de reCAPTCHA ha caducado. Por favor, recarga la página.

Categorías

Archivos

Te puede interesar

Meno…¿qué? (Segunda parte)

Meno…¿qué? (Segunda parte)

¿Qué podemos hacer para vivir una menopausia saludable? Como os adelantaba en el artículo del mes pasado, lo más importante de cara a vivir la menopausia de manera saludable, radica en mantener, en general, el mejor escenario de salud posible. Para ello, en muchas...

¿En qué puedo ayudarte?

Consentimiento al tratamiento de datos